Según informa La Verdad de Murcia, Adif expropia más de 1.250 parcelas entre Lorca y Sangonera para el reactivar el Corredor Mediterráneo en dicha zona. La actuación corresponde a 5 municipios y más de 1´6 millones de metros cuadrados. El objetivo es disponer de los nuevos terrenos de Murcia, Librilla, Alhama, Totana y Lorca para construir nuevas vías.

El tramo afectado corresponde a casi 50 Km y va desde Sangonera a Lorca, y para ello se ha expropiado las 1250 fincas de unos 1.000 propietarios, especialmente de terrenos agrícolas. La franja de terrenos afectados discurre principalmente en paralelo a la vía férrea en servicio, con el fin de aprovechar el pasillo actual. En un futuro esas vías transportarán viajeros y mercancías.

Posteriormente se realizarán más expropiaciones en Murcia y Almería, especialmente en la comarca del Guadalentín. Adif desea poner en marcha los 7 tramos que quedan por adjudicar entre Murcia y Almería, es decir, los de Nonduermas a Sangonera, de Sangonera a Lorca, de Lorca a Pulpí, de Pulpí a Vera, Los Arejos a Níjar, de Níjar al Río Andarax y el siguiente a El Puche. Su intención es que las obras se puedan iniciar el año 2019, utilizando la cofinanciación de los Fondos Feder, dentro del programa operativo para el periodo 2014-2020.

Los propietarios de esta fincas son privados, y de los Ayuntamientos. Algunas también corresponden a diversas administraciones o entidades como el Ministerio de Fomento, Comunidad de Regantes de Lorca, o los regantes de Librilla. Incluso el grupo alimentario El Pozo tiene 7 propiedades afectadas con más de 16.000 metros cuadrados.

Según los Presupuesto Generales, esta línea de casi 200 km de longitud necesita casi 1.900 millones, pero la previsión de gasto para el 2018 sólo es de 82 millones en Murcia, por lo tanto, la fecha de finalización de 2022-2023 es poco creíble. Por ello los empresarios de Valencia, Murcia y Andalucía consideran que el proyecto está muy retrasado y que al ritmo actual los plazos se van a ampliar más de 10 años.

El Gobierno Central es muy optimista y dice que en 2018 estarán redactados los proyectos de los seis tramos entre Murcia y Almería, y se pondrá en marcha la colocación del ancho internacional entre Almería y Granada, lo que supondrá una renovación total de la vía y su electrificación. Lo que se unirá a las obras casi acabadas entre Granada y Antequera, aunque falta la conexión troncal de Bobadilla a Algeciras.